Uncategorized

La Casa de los Grifos es uno de los importantísimos restos arqueológicos que atesora la ciudad romana de Complutum. El proyecto ha supuesto una inversión de 168.203,22 euros

La Casa de los Grifos es uno de los importantísimos restos arqueológicos que atesora la ciudad romana de Complutum. Se trata de una vivienda señorial construida hacia el año 60 d.C., y destruida casi en su totalidad a consecuencia de un incendio alrededor del 215 d.C. Su excepcionalidad reside en que se conserva la superficie completa de la vivienda, así como la mayor parte de las pinturas murales que la decoraban y que permiten reconstruir con precisión su programa decorativo de arquitecturas ficticias, cacerías, divinidades y seres fantásticos, entre ellos los grifos que dan nombre a la vivienda. También se conservan abundantes y detallados datos de la vida cotidiana de sus propietarios.

Durante el pasado año 2016 se ha visto sometida al denominado “Plan de Recuperación y Valorización del Sector Norte de la Casa de Los Grifos, en la ciudad Romana de Complutum, Alcalá de Henares”, que ha supuesto una inversión de 168.203,22 euros.

El plan, que se ha desarrollado entre los meses de junio y diciembre de 2016, se enmarca entre las actuaciones financiadas por el 1’5% cultural del Ministerio de Fomento, que ha aportado 185.000 euros. También han participado el Consorcio Alcalá Patrimonio de la Humanidad con 40.000 euros y la Dirección General de Patrimonio Histórico y el Ayuntamiento de Alcalá de Henares que aportan 25.000 €.

El pasado jueves 24 de marzo, tuvo lugar el acto de inauguración. Según manifestó nuestra compañera Olga García, concejala de Patrimonio Histórico, “la puesta en valor de la enorme riqueza arqueológica que atesora el yacimiento romano de Complutum es tarea obligada para cualquier representante político. Recuperar la memoria del pasado es una de las mejores fórmulas para comprender y afianzar el presente y el futuro en prácticamente todos los ámbitos de nuestras vidas. Hoy, Alcalá de Henares da un paso más en la defensa de una de sus señas de identidad, que se engrandece día a día al comprenderse a sí misma como una ciudad milenaria, cosmopolita, abierta e integradora; tanto de los valores patrimoniales heredados, como de la suma de aportaciones de los pueblos y las gentes que continúan aportando su valioso legado cultural y humano en nuestros días”.

Programa continuado de investigación, restauración y valorización

La actuación de 2016 se enmarca en un proyecto general de intervención sobre la casa, cuyas primeras excavaciones datan del periodo entre 1985 y 1991. A partir de 2004 se desarrolla un programa continuado de investigación, restauración y valorización, que ha redundado en la retirada de una línea de alta tensión que sobrevolaba el yacimiento, la construcción de una cubierta que posibilita los trabajos, la excavación arqueológica de parte de su superficie y la restauración de las pinturas de varias estancias y parte del peristilo.

Concretamente el proyecto de 2016 ha afectado a varios espacios, especialmente en la zona Norte de la casa: restauración de varias pinturas, pavimentos, muros y columnas del peristilo; y especialmente anastilosis de las pinturas murales de la estancia E, comprendiendo la construcción de estructuras metálicas sobre las que reubicar los tres lienzos de pintura previamente restaurados (Norte, Este y Oeste), la colocación y restauración final de las pinturas, y la preparación de un pavimento e iluminación. Las pinturas ya habían conocido en años anteriores un complejo proceso previo, con su excavación en 1991 y entre 2004 y 2008, y la restauración de las pinturas en laboratorio en 2008, 2009 y 2010. Ahora se muestran en todo el esplendor de la estancia, que se reconoce como el gran salón de recepción de la casa,