Alcalá llama a la solidaridad para las personas sin hogar

Alcalá llama a la solidaridad para las personas sin hogar

Mañana viernes, 18 de noviembre, a partir de las 17:00 h. el espacio de la Plaza de Cervantes situado frente al Ayuntamiento acogerá un acto simbólico concebido para recordar públicamente la injusta y lamentable situación por la que atraviesan las personas que lo han perdido todo y que ni siquiera tienen un lugar donde vivir.

En el evento, organizado por los Servicios Sociales municipales, se prevé la lectura de un manifiesto reflexivo sobre este drama social y será la antesala de los actos que tendrán lugar en todo el Estado el próximo 26 de noviembre, Día de las Personas sin Hogar.

En nuestro país se estima en decenas de miles las personas que deambulan por las calles. Según algunas fuentes podrían alcanzar la cifra de hasta 40.000 los individuos que pueblan los espacios públicos de las ciudades sin destino ni horizonte para sus vidas, siendo los hombres mayoritarios en las estadísticas no oficiales ya que no existen datos ni estudios oficiales concluyentes sobre este sector de población.

El acto previsto en Alcalá de Henares contará con la participación de nuestro compañero Suso Abad, concejal de Acción Social, junto a diversas entidades y asociaciones como Cruz Roja Corredor del Henares, Asociación Realidades para la Integración Social, Fundación Atenea, Asociación Provivienda, etc., que pretenden visibilizar la realidad y mejorar la situación de las personas sin hogar en nuestra ciudad. Para ello desplegarán una gran pancarta con el lema “Sin recursos no hay salida” y leerán un manifiesto de apoyo a aquellos que, por diferentes motivos, lo han perdido todo y que en muchas ocasiones resultan invisibles para la sociedad.

Una persona sin hogar es el nivel máximo de exclusión social y marginación que realiza una sociedad moderna. Una persona sin hogar es alguien que ha perdido su red de apoyo familiar y social, como consecuencia de un proceso complejo, lleno de vivencias traumáticas. Cualquier persona en condiciones similares acabaría en la calle.

Con todo, uno de los aspectos que contribuyen a hacer aún más terrible sus condición de marginados es la multitud de prejuicios de los que son objeto por parte del resto de ciudadanos, que casi nunca son conscientes de lo difícil que puede llegar a ser ejercer unos derechos que a todos nos reconoce la Constitución: acceder a una vivienda digna (Art. 47); participar y formar parte de una comunidad (Arts. 21, 22, 23…); poder empadronarse; poder votar; asumir responsabilidades ciudadanas; acceder a la cultura (Art. 44) y a la atención sanitaria (Art. 43), etc.

Cada año hay personas en nuestras ciudades que mueren como consecuencia de haber vivido sin hogar, víctimas de agresiones, de enfermedades que no se han tratado adecuadamente y de la violencia ejercida por una sociedad que mira para otro lado cuando los derechos de las personas que sufren la exclusión son vulnerados.