AyuntamientoNoticiasPatrimonio

 

El arca de caudales del Ayuntamiento ha sido una pieza muy importante de la colección municipal desde la segunda mitad del siglo XVI. Se trata de uno de los llamados “Cofres de Nüremberg”, unas cajas construidas en metal muy robustas que servían para guardar dinero o joyas, así como legajos y documentos de valor. Por ello tiene una cerradura de especial, de pasadores múltiples, muy similar a las de las puertas modernas de seguridad y que se encuentra acoplada a la cara interior de la tapa.

Durante años este arca estuvo expuesto en la Sala de Junta de Gobierno como parte de la colección municipal sin que se supiera que escondía un tesoro de gran valor: bajo las sucesivas capas de barniz hay una capa oculta de pintura de gran calidad artística y que la hace prácticamente única en España. Tras un gran trabajo de restauración, que ha apostado por recuperar el aspecto original de la caja y resolver algunos problemas con la cerradura, el Arca de Caudales del Ayuntamiento de Alcalá de Henares está totalmente operativa. Es una pieza de especial singularidad porque solo se conoce la existencia de cuatro arcas de este tipo y ninguna de ellas, excepto la de Alcalá, tienen su mecanismo de cierre aún en funcionamiento. Además, la riqueza de la decoración pictórica del siglo XVI hace de ella una de las más valiosos de la geografía española.

La restauración ha sido posible gracias al trabajo de la Concejalía de Patrimonio Histórico de nuestra compañera Olga García y devuelve a la ciudad una pieza única, que nos demuestra que la inversión en restauración de nuestro patrimonio tiene grandes resultados. En Somos Alcalá creemos que el Patrimonio es un derecho de las personas, que debe ser preservado y protegido para que las próximas generaciones puedan disfrutar de él como hacemos hoy en día nosotras y nosotros.