AyuntamientoComunicadosMedio AmbienteNoticias

Somos Alcalá llegará hasta las últimas consecuencias administrativas y legales para impedir que la CAM amplíe el vertedero de Alcalá

  • Alberto Egido: “Supone para los alcalaínos y alcalaínas un atentado contra su salud y que tiene consecuencias medioambientales insoportables que tienen que terminar lo antes posible”.
  • “El vertedero tiene fecha caducidad, primer trimestre de 2019, y no se puede retrasar”.

Una vez más, el gobierno de la Comunidad de Madrid, presidido por Ángel Garrido del Partido Popular, desprecia a la ciudadanía de Alcalá al proponer aumentar la altura del vertedero de basura, cuyo cierre está previsto para el primer trimestre de 2019, en lugar de seguir trabajando en las soluciones que han estado negociando desde hace tres años entre el actual gobierno alcalaíno y la Consejería de Medio Ambiente de la CAM. “Supone una deslealtad institucional y política, una irresponsabilidad ambiental intolerable, que puede suponer sanciones europeas por seguir vertiendo basura a cielo abierto sin ningún tratamiento, de hecho nuestro país ha sido el “líder” en recibir sanciones europeas ambientales durante el gobierno del PP”, afirma el concejal de Medio Ambiente, Alberto Egido.

“El gobierno de la CAM incumple sus propios compromisos”, ha añadido Egido, “para cerrar este vertedero, en el que se depositan los residuos de más de 700.000 personas, las de los 31 municipios de la Mancomunidad del Este, que supone para los alcalaínos y alcalaínas un atentado contra su salud y que tiene consecuencias medioambientales insoportables, que tienen que terminar lo antes posible”.

La propuesta que defiende Somos Alcalá es, llegados a este punto, “la creación de un centro de transferencia en el que se comprima la basura y así se reduzca su impacto medioambiental y se facilite la gestión de los residuos resultantes. Además, ubicar esta infraestructura en Loeches es lo más eficiente desde el punto de vista económico, ya que al ser el lugar elegido para construir la Planta de Tratamiento de la Mancomunidad del Este, eso permitiría reaprovechar parte del desembolso que se va a realizar en el centro de transferencia”, asegura Egido.

Ahora, el gobierno regional ha comunicado que es necesario ampliar el quinto vaso, es decir, aumentar la altura del vertedero de Alcalá, con lo que se prorrogaría el cierre del mismo. Hay que recordar que este quinto vaso carece de licencia de actividad y de obra, por lo que habría que realizar una regularización a efectos fiscales y administrativos. Lo puso en marcha Bartolomé González (PP), siendo alcalde de Alcalá, “sin que solicitara los permisos necesarios”. Otra opción que propone la CAM es la creación de un centro de transferencia en Alcalá y una tercera que sería trasladar la basura a otra comunidad. Es “vergonzoso que la administración competente haya sido incapaz de ejecutar un proyecto alternativo al vertedero de Alcalá”, que se aprobó en 2008.

En definitiva, Somos Alcalá suscribe cada palabra de la declaración institucional difundida esta mañana por el Ayuntamiento, en el que se manifiesta “su frontal oposición a cualquier ampliación o recrecido del quinto vaso del vertedero de la Mancomunidad del Este situado en Alcalá de Henares, y asimismo a la construcción de cualquier instalación o la adopción de medidas que supongan prolongar la vida útil del vertedero más allá de lo contemplado por la actual Autorización Ambiental Integrada, y que según los datos aportados por la Mancomunidad del Este, sitúan el final del vertedero de Alcalá de Henares para el primer trimestre de 2019”. Y “actuaremos en consecuencia”, insiste Egido, “en defensa de la salud y la calidad de vida medioambiental de las personas de Alcalá”.