Opinión y debate

Por Olga García

Hemos escuchado esta palabra durante los últimos meses hasta la saciedad. El presidente del gobierno, los de las autonomías, portavoces, ministros, diputados, senadores y concejales de varios partidos nos han inundado los oídos con el término “constitucionalistas”. Y se han erigido en defensores de la Constitución como si comentar algo que no nos guste de lo que en ella se indica nos convirtiese en monstruos.
Hablan del conflicto de Cataluña y se llenan la boca de decir que para cambiar una línea de esa sacrosanta Constitución es necesaria la participación de la totalidad del pueblo español, pero no les duelen prendas en cambiarla con nocturnidad y alevosía, por la puerta de atrás, y sin consultar más que a sus colegas.
Pues bien, todo eso que nos cuentan, no es más que una burda mentira. Los artículos que les interesan los cambian sin preguntar (135), los que les dan rédito político los blindan como intocables y los aplican con mano férrea (155) y luego hay otros que son de esos que están escritos “porque el papel lo aguanta todo”, esos de quedar bien, pero que no piensan cumplir ni de lejos (47).
Y hoy, hacen una representación de su mentira en la Asamblea de Madrid. Se presenta una ILP por el derecho a la vivienda en la Comunidad de Madrid. Esa Comunidad que pese a tener competencias no tiene aún una Ley de vivienda. Y quizás porque no consideran que este derecho sea fundamental, no quieren garantizarlo y votan en contra. Y lo hacen por convencimiento, porque para ellos el artículo 47 de nuestra Constitución, ese que nos garantiza el derecho a una vivienda digna es solo aquello que se escribió para que la gente estuviese conforme, como el que nos habla del derecho al trabajo, de una España laica y aconfesional, de la igualdad de oportunidades …..
Ciudadanos apoya al PP en su gobierno (desgobierno) de la Comunidad de Madrid y van juntos de la mano en estas decisiones, todo lo que huele a social les da miedo, mucho miedo. Y lo demuestran cada día, desde el Estado castigando al Ayuntamiento de Madrid que ha sacado los colores a los anteriores alcaldes del PP demostrando como se baja la deuda, se consigue un superávit y además se incrementa el gasto social, eso sí, sin robar ni un euro. Desde la Asamblea votando en contra de esta ILP que intenta garantizar el derecho a la vivienda. Desde los municipios votando en contra de los Consejos de Vivienda, de la pertenencia de algunas organizaciones históricas por su lucha contra los desahucios a dichos Consejos y de las soluciones que se pueden implementar a través de la Empresa Municipal de la Vivienda.
Mienten, mienten cuando llevan mociones a los plenos en los que presumen de estar preocupados por los ciudadanos. Mienten porque a la hora de la verdad, cuando hay que demostrar que están de su parte, siempre votan en contra.
Y si, el papel lo aguanta todo. Lo que no tengo tan claro es que los ciudadanos continúen aguantándolo todo.