Cuando la ciudadanía hace las preguntas también tiene que escribir las respuestas

Imagen de los orígenes de Somos Alcalá, asamblea en enero de 2015

Imagen de los orígenes de Somos Alcalá, asamblea en enero de 2015

 

Con la proximidad de las elecciones municipales y autonómicas las organizaciones políticas van diseñando y haciendo públicas sus estrategias. Algunos partidos retrasan la presentación de sus candidatas, otros los anuncian claramente para relajar las diferencias internas y otros dicen que confluyen.

Somos Alcalá surgió en un sentido estricto desde abajo. Vecinos y vecinas con y sin militancia, con biografías en los movimientos sociales o que saltaron a la acción política a raíz del 15M coincidimos en construir una candidatura inclusiva, abierta, horizontal y donde las decisiones se tomaran de manera colectiva. De ese deseo de hacer las cosas de manera diferente surgió una organización que irrumpió en las elecciones municipales de mayo de 2015 con seis concejales y concejalas que tenían en su mano la llave para decidir quién gobernaba la ciudad.

Así llegamos a formar parte del gobierno municipal, vecinos y vecinas tomando decisiones para sus iguales, ahorrando para mejorar las arcas municipales, abriendo las puertas del ayuntamiento, dejando que entre un aire nuevo por sus ventanas, escuchando las conversaciones de la ciudad, creando mecanismos de participación para que las decisiones sean compartidas, haciendo que la política sea sensible a la gente, a sus necesidades, acabando con la vieja política en la que los intereses de las organizaciones se anteponían en muchas ocasiones a los de la ciudadanía.

Somos Alcalá sigue siendo una organización permeable, donde las bases deciden, y en estos momentos se encuentra en una reflexión acerca de su concurrencia a las próximas elecciones. Seguimos teniendo las puertas abiertas a todas las personas y organizaciones que sumen, que aporten, que compartan la ilusión por el municipalismo y comprendan que son las ciudades las que tienen muchas posibilidades para construir un cambio político.

En estos días en los que se habla en Alcalá de confluencias de partidos de izquierda nosotras tenemos que decir que nacimos y crecimos confluyendo personas y propuestas y que esa es nuestra esencia. Confluimos cuando aglutinamos a personas con o sin experiencia política, cuando nos detenemos en la calle a conversar con el mismo interés a quien nos felicita que a quien nos critica, cuando nos reunimos con colectivos que demandan al gobierno municipal, cuando conseguimos aciertos y cuando hacemos autocrítica y sobre todo cuando defendemos los derechos de las mujeres y los hombres que se levantan cada día para esforzarse por sacar adelante esta ciudad.

Nuestro concepto de la confluencia, de la política colaborativa, no es que unos dirigentes se sienten en un despacho y decidan lo que van a tener que acatar otros. Somos porque incluimos, porque llevamos las decisiones a las bases, porque creemos en ellas y no tememos que entre todas y todos tomemos las decisiones. También lo somos porque no respondemos a los planes de otros despachos que están en Madrid, donde otros grupos de selectos deciden que esto o aquello será lo que hagan las bases y no se lo consultan, sino que se lo imponen.

Las personas que representan a Somos Alcalá no temen que las bases decidan porque forman parte de ellas, porque nunca les han quitado la legitimidad para encerrarla en un despacho. Esa razón esencial es la que ahora nos tiene en una decisión colectiva, con la disposición de sumar, de abrir, de encontrar lo que nos acerca a otras y a otros, de ser respetuosas con las diferencias y de trabajar y construir desde las coincidencias.

Hay muchos caminos para llegar a la política. Hace política el abuelo que crea, compartiendo su pensión, una red de protección familiar. La mujer que decide decir NO al sometimiento. El estudiante que trabaja por las mañanas para estudiar por las tardes. Las madres que ponen por delante las necesidades de sus hijos. Todas y todos hacemos y rehacemos cada día la sociedad en la que vivimos. La aceptamos en unas cosas y la cambiamos en otras. Y esa riqueza de realidades, compleja y diversa, comparten necesidades y esperanzas que se deben atender desde la política. Y si todas esas personas lanzan preguntas a las instituciones, esperando algo de ellas, Somos Alcalá es la garantía de que también serán ellas las que escribirán las respuestas.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos requeridos están marcados *

Publicar comentario