El Gobierno regional, presidido por el PP y respaldado por Ciudadanos, rechaza importantes inversiones para Alcalá

El Gobierno regional, presidido por el PP  y respaldado por Ciudadanos, rechaza importantes inversiones para Alcalá

Ayer se votaron en la Asamblea de Madrid los presupuestos que marcarán los designios económicos para la región de cara al ejercicio 2016.

Desde Somos Alcalá -a través de la representación parlamentaria de Podemos en la cámara regional- se habían propuesto varias medidas para cubrir necesidades y carencias de nuestra ciudad. La unión del voto del Partido Popular y de Ciudadanos ha servido para rechazar la mayoría de ellas, en una clara demostración de la ausencia de compromiso con Alcalá de Henares de ambas formaciones conservadoras.

A tenor del sentido de sus votos, tanto el PP como Ciudadanos consideran que nuestra ciudad no merece ser dotada de un Instituto de Enseñanza Secundaria para La Garena, ni de un Centro de Salud para El Ensanche. Todo parece indicar que tampoco creen que se deban implementar soluciones a los problemas de saturación y falta de medios de los que adolece el Centro de Educación Especial Pablo Picasso o el Conservatorio de Música, ni creen que sea necesaria una dotación específica para el desarrollo del IV Centenario de Cervantes, tampoco la dotación de 1,5 millones de euros para la ampliación del Museo Arqueológico Regional. Y para finalizar, también han rechazado la construcción de un Colegio de Educación Especial en la Comarca del Henares.

La única enmienda aprobada para nuestra ciudad es la que hace referencia a la finalización de la primera fase de la Ciudad Deportiva de Espartales, aunque ésta también fue votada en contra por el grupo popular.

Esta actitud pone de manifiesto el nulo peso político que ejercen los representantes alcalaínos de ambas formaciones en sus marcas matrices en la Asamblea regional. Algo que choca frontalmente con la actitud de exigencia de cumplimiento de programas y planes de choque que plantean en el Ayuntamiento complutense, mientras que desde sus grupos políticos hurtan a la ciudadanía los medios necesarios para poder llevarlos a cabo, lo que constituye una buena muestra de la manera en que entienden la defensa de los intereses de las alcalaínas y alcalaínos tanto en el Partido Popular como en su marca blanca Ciudadanos.

A pesar de este bloqueo a la inversión pública regional hacia nuestro municipio, desde Somos Alcalá continuaremos trabajando, en unidad con el grupo parlamentario de Podemos en la Asamblea regional, por la defensa de los intereses de Alcalá de Henares.