El PP fracasa en su intento por censurar la acción social

El PP fracasa en su intento  por censurar la acción social

La Junta Electoral desestima la demanda del PP contra el alcalde,
el concejal de Acción Social, y la concejala de Educación

Tal y como era previsible, la Junta Electoral de Zona ha desestimado la demanda interpuesta por el Partido Popular en la que se cuestionaba la legalidad de la asistencia de Suso Abad -concejal de Acción Social por Somos Alcalá- a un acto organizado por un centro escolar en el que se hacía entrega de becas de comedor para niñas y niños en riesgo de exclusión.

Desde Somos Alcalá creemos que la demanda presentada por el PP complutense -en la que se llegaba a solicitar una multa de hasta 3.000 € para nuestro compañero, el alcalde y la concejala de educación- representa una buena muestra de la forma de entender el ejercicio político por parte de los conservadores. Una estrategia dirigida a desviar el foco de atención de los problemas y cuestiones que preocupan a la ciudadanía, para llevarlo a límites absurdos en un descarado ejercicio de interesado artificio electoral.

Se trata, en definitiva, de una lamentable paradoja esperpéntica interpretada precisamente por el partido que más recortes en derechos y libertades ha realizado en la historia reciente de la democracia española mientras corría al rescate de las entidades bancarias. Un gobierno austerizida, ejecutor de decisiones políticas contrarias al interés general e implantadas al dictado de los mercados, cuyas consecuencias han abocado a buena parte de la ciudadanía a una situación de extrema necesidad y de graves carencias en pilares fundamentales como son la educación, la sanidad o el empleo. Precisamente el partido urdidor de la salvaje reforma laboral aplicada a los trabajadores, pretende convertirse ahora en supuesto adalid de la defensa de los más vulnerables en un gesto de auténtica hipocresía política oportunista.

Resulta especialmente grave que el nuevo portavoz del PP en el Ayuntamiento complutense reclame diálogo al equipo de gobierno mientras en paralelo denuncia a sus miembros por la asistencia a un acto organizado por terceros –y celebrado fuera de la campaña electoral- cuyo fin es contribuir a paliar la situación de desprotección social de los más desfavorecidos que, en buena medida, ha generado su propio partido.
Se trata de una actitud que sólo puede entenderse desde la perspectiva de una profunda deslealtad institucional, cuya única finalidad parece ser la traslación del debate político hacia polémicas vacías de contenido, mientras se elude la responsabilidad de dar la cara ante la ciudadanía por la nefasta gestión del PP que ha dejado al Ayuntamiento de Alcalá en una situación cercana a la bancarrota y que ha hipotecado a la ciudad con el lastre de una deuda que supera los 260 millones de euros.

Desde Somos Alcalá entendemos que el PP debe pedir disculpas a la ciudadanía por priorizar el juego sucio en su estrategia política por encima de la asunción de su responsabilidad en la profunda situación de crisis por la que aún atraviesa el país y que también está repercutiendo en nuestro municipio.

Finalmente deseamos manifestar que Somos Alcalá seguirá trabajando por guardar una escrupulosa observación de la protección de los menores en cualquier aspecto o situación, incluidas aquellas cuestiones que tienen que ver con la protección de su derecho a la intimidad, la propia imagen y sus necesidades esenciales.