AgrupaciónAyuntamientoComunicadosMedio Ambiente

El retorno de los toros es un paso más que el ayuntamiento toma hacia ninguna parte

La formación municipalista Somos Alcalá ve en el retorno de las corridas de toros una nueva huida de la realidad por parte de un gobierno municipal sin ideas, proyecto ni liderazgo. Somos Alcalá muestra su preocupación ante el difícil futuro que afrontamos cuando quienes han de gestionar la ciudad en este trance parecen empeñados en aplicar políticas propias del pasado.

El pasado viernes 31 supimos con asombro que la Junta de Gobierno había decidido hacer realidad el retorno de las corridas de toros a nuestra ciudad. Desde 2015 no se habían celebrado este tipo de eventos en Alcalá de Henares, y sólo del Ayuntamiento dependía que este final fuera definitivo, tal y como piden  buena parte de nuestras vecinas y vecinos. Prueba de ello es que  la escasa y menguante demanda social ha  llevado a la empresa concesionaria a incumplir en sucesivas ocasiones el contrato de explotación de la plaza de toros por falta de rentabilidad. A esto se suma que dicha decisión se tome en tiempos de crisis sanitaria. Y a  la falta de sensibilidad ante el maltrato animal se suman la imprudencia y el agravio comparativo, después de que se hayan anulado  otros eventos y celebraciones que sí forman parte integral de la sociedad alcalaína y su tejido cultural.

Esta decisión se suma a otra serie de despropósitos y frivolidades que parecen acumularse en un momento tan delicado para nuestra ciudad, nuestro país y nuestro mundo, generando la sensación de que tenemos un Ayuntamiento desconectado completamente de la realidad. Mientras los efectos económicos de la pandemia continúan haciendo crecer la incertidumbre sobre nuestro futuro y haciendo  pasar grandes dificultades a muchas familias de Alcalá, quienes deben gestionar esta crisis desde el Ayuntamiento huyen a ninguna parte. Subidas salariales injustificadas, las recalificaciones de espacios protegidos y apuesta por el ladrillo en el nuevo PGOU… parecen volver las políticas de la época de la burbuja.

Alcalá de Henares afronta importantes desafíos. De la forma cómo los afrontemos dependerá nuestro futuro. Los efectos sociales de la crisis económica ya se hacen notar y aún no hemos resuelto la crisis sanitaria que la ha desencadenado. Los cambios que ya eran necesarios antes de la pandemia para evitar catástrofes medioambientales en un futuro próximo, son ahora urgentes .  Esta situación debería enseñarnos que es un grave error infravalorar nuestra codependencia con la naturaleza y desoír las advertencias de la comunidad científica. 

En este sentido, un flotador esencial para Alcalá, como para toda España, será el acceso al fondo de rescate creado por la UE. Este dinero servirá para apoyar proyectos  con criterios como estar destinados a la lucha contra el cambio climático, apoyar a la juventud, la protección de las familias y la transformación digital. Nos preguntamos si nuestro alcalde, su concejal de Urbanismo y Movilidad, y sus nuevos socios de Ciudadanos piensan realmente que el futuro pasa por la crueldad animal, la destrucción de espacios naturales, el hormigonado de parques, la desprotección social y el asfalto sin fin, si es ahí a donde nos quieren llevar, a quedarnos rezagados en el camino. Esperemos que al menos no se olviden de la pandereta.