AgrupaciónNoticias

La caseta de Somos Alcalá un año más con el compromiso y la alegría como referentes

Tras nueve días abierta al público, el domingo la caseta de Somos Alcalá terminaba las Ferias 2018 con un balance muy positivo en lo económico, político y social. Convirtiendo los 150 m2 en un espacio donde hablar de política, de feminismo, aplicar ejemplos de reducción de residuos o apoyar la economía social. Un sitio amable para unas fiestas de compromiso con Alcalá, porque otro modelo de ciudad, incluye otras Fiestas.

Como en las otras tres veces anteriores, el equipo de trabajo de voluntarios y voluntarias de Somos Alcalá han pensado y hecho una caseta basada en sus valores y prácticas políticas. Los mensajes de compromiso con las luchas sociales (defensa de pensiones y salarios dignos, la lucha feminista, el apoyo a los conflictos laborales, el respeto medioambiental…) han recibido a los miles de simpatizantes y público en general estos días. Y especialmente, se preparó un espacio para el juego libre de niños y niñas, con iluminación y espacio para moverse.

Y del mensaje a la práctica, al ejemplo: la cubertería (platos, vasos, pajitas, tenedores) usados estaban hechos con materiales biodegradables (pasta de maíz, plásticos PLA), que reducen la producción de residuos. La cubertería ha sido suministrada por una empresa del Mercado Social de Madrid (una iniciativa para impulsar la economía social y solidaria). El coste de ello fue superior al de los productos  elaborados en plástico a partir de petróleo, pero preferíamos reducir beneficios económicos para ser coherentes con nuestro propio discurso. Aun así, los precios eran muy asequibles para el público. Entre los suministros seleccionados con criterios sociales, está también el seguro de la caseta que se hizo con una correduría local de seguros éticos.

A la hora de elegir qué tomar, las opciones incluían hasta cinco opciones vegetarianas, ofreciendo un tipo de alimentos más sanos y que contribuyen a la reducción del consumo de carne. Lo que no se encontraba en la caseta era ni bebidas de la compañía Coca-Cola, en solidaridad con la lucha sindical en la empresa; y tampoco  agua embotellada, para reducir residuos y poner en valor el agua de la red pública. Evidentemente, el agua no se cobraba.

Durante estos días de Ferias se han realizado ocho actos culturales, musicales o políticos. Una charla sobre prostitución, con una asistencia de más de cuarenta personas, un “Trivial del Cambio”, varios conciertos con blues, hip-hop, pop y cantautores y una jornada especial para peques. Una noche los concejales y concejalas de Somos Alcalá estuvieron al cargo del trabajo de barra para después charlar tranquilamente con los vecinos y vecinas.

En la intrahistoria de estos días, y que no es tan visible al público queda una caseta, que es un trabajo colectivo de muchos más días que los de las Ferias, que ha sido coordinada por mujeres, junto con un gran grupo de personas que han querido apoyar este proyecto aportando su trabajo voluntario y asegurando el buen humor y el ambiente relajado. Porque la alegría es revolucionaria.

Gracias a todos y todas por vuestra visita, por apoyar este proyecto político de cambio de nuestra ciudad. El año que viene volveremos a compartir la alegría y el compromiso, tan revolucionarios ambos.

Agrupación Ciudadana Somos Alcalá