La imputación de Bello es consecuencia de los oscuros años de gobierno del PP

La imputación de Bello es consecuencia de  los oscuros años de gobierno del PP

Somos Alcalá califica estos hechos como muy graves y denuncia el enorme daño que estos presuntos delitos causan a la imagen de la ciudad y, sobre todo, a sus vecinas y vecinos. Más aun teniendo en cuenta la trayectoria de los últimos meses, en los que la ciudadanía está asistiendo con estupor a un continuo desfile de cargos municipales del Partido Popular por dependencias judiciales y policiales, como consecuencia de gravísimas acusaciones de corrupción.

Estos lamentables acontecimientos ponen de manifiesto la desastrosa gestión del anterior alcalde, designado a dedo por su predecesor en el cargo, Bartolomé González, y sus respectivos equipos de gobierno. Unas actuaciones basadas, presuntamente,en un mal uso del dinero público que no se ha utilizado para atender las necesidades de las alcalaínas y los alcalaínos.

La noticia de la imputación de Bello destapa el clientelismo más vergonzante que ha imperado en nuestra ciudad y la implantación -durante los pasados 12 años- de un sistema político protagonizado por el Partido Popular, en el que el servilismo más indecente ha sido la nota dominante.

Si por su propia definición los hechos que se le imputan al Sr. Bello resultan hirientes para cualquier persona, el asunto adquiere unos tintes verdaderamente nauseabundos si se tiene en cuenta el drama de muchas familias de Alcalá de Henares.Vecinas y vecinos que llevan muchos años sufriendo las consecuencias de la crisis económica provocada por el capitalismo salvaje y que han sido desasistidas en materia de política social desde el Ayuntamiento. Y todo ello mientras los distintos equipos de gobierno del PP dilapidaban, supuestamente, millones de euros en propaganda y autopromoción con las que ocultar sus continuos despropósitos.

Somos Alcalá reclama a la Justicia que cumpla con su papel y exige que se continúen depurando todas las responsabilidades que dimanen de las investigaciones judiciales y policiales en curso.
Alcalá de Henares no merece estos políticos ni sus sistemas de gobierno, basados en la vieja política. Nuestra ciudad ha vivido de espaldas a la luz y la transparencia demasiado tiempo. Ha llegado la hora de abrir puertas y ventanas.