Iniciativas del cambioNoticiasPatrimonio
  • Alberto Egido: “Esta inversión forma parte de un plan integral de Movilidad que mejorará el tráfico rodado y convertirá al peatón en protagonista del casco histórico”.
  • Jesús Abad: “Después de más de una década de despilfarro del PP, que dejó arruinado al Ayuntamiento, el actual gobierno ha saneado las cuentas y ahora puede invertir en la ciudad”.
  • Olga García: “Reforzamos nuestro compromiso para lograr que la Alcalá histórica se conserve joven en el futuro, cuidamos y protegemos nuestro patrimonio y a las personas”.

La remodelación de la plaza Cervantes y la calle Libreros, que ha comenzado esta semana, es una de las inversiones fundamentales de esta legislatura y forma parte de un plan integral de Movilidad para que Alcalá se convierta en una ciudad en la que “el peatón sea más protagonista, una ciudad menos contaminante y ruidosa, una ciudad que piensa y actúa por un futuro mejor y que es más amable para su ciudadanía”. Así lo afirma Alberto Egido, concejal de Movilidad y Medio Ambiente, tras meses de trabajo de preparación de esta reforma.

Somos Alcalá es consciente de que a las vecinas y vecinos, y a los comercios del centro, les preocupan los efectos que pueden tener sobre su vida diaria, sobre sus negocios, tanto las obras de esta remodelación como su resultado final. “Estamos convencidos”, asegura Egido, “de que mejorará el tráfico rodado en la zona centro, así como el periférico, gracias a que se van a realizar seis nuevas rotondas que descargarán al centro del paso de vehículos”. Con la semipeatonalización de la plaza Cervantes aumentará el espacio para el encuentro, para el paseo, para las personas que suelen hacer vida en el centro y para aquellas que vienen a conocer nuestro patrimonio y contribuirá en definitiva a la dinamización del comercio.

En el plan integral de Movilidad, continúa Egido, para toda la ciudad “hemos estudiado la movilidad peatonal, la ciclista, la optimización de las líneas y paradas de autobús, y el resto de los aspectos influyentes, todo ello con distintos objetivos que confluyen en uno: que la circulación para los vehículos de motor sea más fluida, que el centro se libere de contaminación acústica y de humos y que sea el peatón quien gane espacio. Es decir, queremos una ciudad para las personas comprometida con el medioambiente”.

El PP dejó arruinado al Ayuntamiento y ahora se puede invertir

Por su parte, el concejal portavoz de Somos Alcalá, Jesús Abad, ha resaltado que la inversión para peatonalizar la plaza Cervantes y la calle Libreros es de 2,2 millones de euros, dinero que proviene de los ahorros del actual gobierno de Alcalá, tras un proceso de saneamiento de las cuentas municipales que se ha realizado durante los últimos tres años de gestión. “Después de más de una década de despilfarro del PP, que dejó arruinado al Ayuntamiento, el actual gobierno ha saneado las cuentas y ahora puede invertir en la ciudad. Los que siguen presumiendo de gestionar mejor que nadie, el PP, dejó en herencia una deuda de 261 millones de euros. El actual gobierno la ha reducido hasta los 134 millones”, recuerda Abad.

Por ello, ahora se abre una nueva etapa para los alcalaínos y alcalaínas, dado que una vez superado el bloqueo en la capacidad de inversión del Ayuntamiento, Abad asegura que “podemos empezar a invertir en nuestras calles, en nuestros parques, en mejorar y ampliar servicios. Imaginaros qué podríamos haber hecho, por ejemplo, con los 7,4 millones de euros que ha tenido que abonar el consistorio solo por los intereses generados por la deuda con la anterior contrata de limpieza, Urbaser. El PP llegó a deber 45 millones de euros a la empresa de la limpieza”.

Esta primera fase de peatonalización de la Plaza Cervantes, explica Abad, “es una de esas inversiones que ahora podemos acometer y estamos seguros de que se emplea mejor el dinero de los contribuyentes así que en pagar las deudas heredadas del PP. Como estamos convencidos de que, después de una pequeña fase de adaptación, todos y todas disfrutaremos más de nuestro centro histórico. Por supuesto no nos olvidamos del comercio local. Creemos que, al contrario que el PP, que fue quien presentó este proyecto de peatonalización aunque ahora reniegue de él por mero interés electoralista, nuestros comerciantes del centro verán incrementadas sus ventas al poder transitar más personas por las calles sin estar pendientes del tráfico rodado”. El casco histórico de Alcalá será un punto de encuentro para todos y todas mucho más amplio y amable.

15 años sin invertir en el casco histórico, en nuestro patrimonio

Y la concejala de Patrimonio Histórico, Olga García, ha incidido en que en el 20 aniversario de Alcalá como Ciudad Patrimonio de la Humanidad, y tras 15 años sin invertir en el casco histórico, “es el momento de poner en marcha reformas que nos permitan cuidar y proteger un patrimonio que pertenece no sólo a Alcalá, sino también al resto del mundo”. En el resto de Ciudades Patrimonio de la Humanidad ya estamos más que acostumbrados a dejar el coche fuera del casco histórico cuando vamos de visita y Alcalá no se puede permitir algo diferente”.

Por ello, con esta inversión, “por un lado reforzamos nuestro compromiso para lograr que la Alcalá histórica se conserve joven en el futuro y podamos disfrutarla mejor aún que en la actualidad, y por otro, seguimos las recomendaciones de la UNESCO en lo tocante a conservación del patrimonio”. Es una responsabilidad para los gobernantes de esta ciudad seguir el camino que proteja, cuide y deje para las generaciones venideras una Ciudad Patrimonio bien conservada. “Queremos ciudades para las personas y el futuro de esas ciudades pasa por crear más espacio para los peatones, reducir la contaminación provocada por el tráfico rodado y permitir a sus ciudadanos y ciudadanas disfrutarlas en su tiempo libre, mientras van a trabajar, a comprar o acuden a recoger a sus hijos al colegio. Y Alcalá quiere y debe de estar en ese futuro. Es nuestra obligación conservar para todas y todos este derecho que es el Patrimonio Histórico de nuestra ciudad”, concluye Olga García.