Primero de mayo en Alcala de HenEREs

Primero de mayo en Alcala de HenEREs

Desde finales del siglo XIX el primer día de mayo es una jornada de reivindicación y encuentro festivo de los trabajadores y trabajadoras. Una jornada donde confluyen las luchas de los trabajadores y trabajadoras organizados que, a través de esas luchas, han conseguido extender los derechos humanos, aplicar métodos democráticos y abrir parcelas a la lucha contra la desigualdad social. Sólo con esa constancia en las luchas laborales es posible entender los niveles de bienestar social que se han conseguido en nuestro país.

Sin embargo, en Alcalá de Henares la situación actual del mundo del trabajo da más para la reivindicación que para la fiesta. La aplicación indiscriminada de los ERE (Expedientes de Regulación de Empleo) facilitados por la última reforma laboral del PP y por las políticas dictaminadas por la denominada Troika (Comisión Europea, Banco Central Europeo y Fondo Monetario Internacional), ha hecho que nuestra comarca se una de las áreas europeas con mayor número de EREs. El proceso de desindustrialización y deslocalización empresarial en nuestra ciudad es evidente. La destrucción acelerada de empleo ha desencadenado una situación de emergencia social que los poderes públicos deben atajar con todos sus medios y de forma inmediata. La desigualdad social es un elemento corrosivo para una sociedad democrática.
Al mismo tiempo que contemplamos la situación desesperada de miles de vecinos y vecinas, el gobierno del PP vende una recuperación que en la práctica, si asistimos a los datos, es ficticia. La población empadronada en la ciudad ha bajado en casi 3000 personas desde 2011, las afiliaciones a la seguridad social han bajado en cerca de 2000 personas, y el paro ha subido en 830 personas en total hasta el 2015 desde que el PP gobierna en esta legislatura. Esto significa que lejos de bajar, el desempleo y la falta de oportunidades se han incrementado sustancialmente, puesto que hemos perdido mucha población activa y ha bajado enormemente las afiliaciones a la seguridad social. Muchas personas han abandonado nuestra ciudad en busca de oportunidades, y muchas otras se desplazan a otras ciudades para trabajar.

La situación actual no es fácil de resolver y mucho menos de forma inmediata. Por un lado, el gobierno del PP apuesta por un modelo basado en empleos precarios y temporales. Si bien parece que se ha creado empleo en el último año, en realidad se ha reducido el número total de horas trabajadas, lo que significa que lo que era antes un sólo puesto de trabajo, ahora hay dos personas o más personas trabajando.
Para solucionar este problema del paro, en primer lugar debemos apostar por girar 180 grados las políticas económicas y de empleo, apostando por el crecimiento en vez de la austeridad. La reducción de la capacidad adquisitiva de la población genera una bajada del consumo, lo cual hace que sea imposible salir de la crisis. Debemos acabar con una política que nos condena a ser un país de segunda, a ser una ciudad de segunda donde competimos con el resto del mundo en salarios, en vez de en innovación y calidad. Tenemos el conocimiento, el potencial y las capacidades para convertirnos en una ciudad generadora de riqueza, no de pobreza y precariedad.
Nuestra tarea entonces es definir qué tipo de crecimiento queremos para nuestro país, para nuestra región y para nuestra ciudad. Debemos pensar qué tipo de modelo económico es el más adecuado para combinar la sostenibilidad económica, social y ambiental.
Un modelo que no excluya a una buena parte de la población, como nuestros jóvenes, la generación más preparada que se tiene que ir porque no encuentra oportunidades aquí.
Un modelo que abandone los sectores agotados e insostenibles, como la construcción, para reconvertirlos en otros mucho más sostenibles como la rehabilitación energética y de edificios. Apostar exclusivamente por la especialización logística del Corredor del Henares, a pesar de sus potencialidades, conlleva riesgos e inconvenientes como la dependencia hacia un solo sector económico, la facilidad de deslocalización de dichas empresas, o el bajo ratio necesidad de suelo/puestos de trabajo creados.

Esta semana Somos Alcalá ha presentado un Plan de Choque que contempla diversas medidas para atajar la crisis social y económica de nuestra ciudad.
Dicho plan contempla entre sus propuestas un Plan Urgente de Inserción Laboral para los sectores más castigados por el desempleo, como los jóvenes, los mayores de 55 años, los parados de larga duración y las mujeres. Este plan se enmarcaría dentro de un nuevo Pacto Local por el empleo que aglutine a todos los actores económicos y sociales de la ciudad, incluyendo a la Universidad de Alcalá, una institución que no está incluida en el actual pacto pero que es la principal fuente de empleo e innovación de la ciudad.
Por otro lado, se propone un Plan de Empleo Garantizado para personas en riesgo de exclusión social que permita el acceso a formación y a un trabajo remunerado en condiciones dignas en diferentes sectores y áreas de actividad, como los cuidados relacionados con la dependencia, la sanidad, el medio ambiente o la limpieza. Dicho plan supondría un ahorro en las ayudas que actualmente perciben estas personas de la Comunidad de Madrid y del ayuntamiento, pasando a incorporarse al mercado laboral con los beneficios vía impuestos y de generación de riqueza y bienestar social que ello supondría.

Paralelamente, el programa electoral recién presentado por Somos Alcalá apuesta por generar empleo estable y de calidad a través de impulsar sectores económicos atractivos y buscar nuevos yacimientos de empleo como la economía social, el I+D+I, los productos de alto valor añadido, las nuevas tecnologías, los empleos verdes, la economía de los cuidados, el sector cultural o el turismo.
Entre las propuestas presentadas se encuentra impulsar medidas que faciliten y agilicen la creación y la gestión de empresas en el municipio eliminando aquellos trámites innecesarios. Mejorar y rehabilitar los polígonos industriales, las naves industriales abandonadas o en desuso y el parque científico y tecnológico para crear un polo de atracción de inversiones y proyectos sostenibles. Liderar un Plan de Internacionalización de la ciudad que se apoye en la búsqueda de financiación pública como los fondos europeos y que desarrolle las líneas estratégicas establecidas por el Pacto Local y el nuevo modelo de ciudad. La creación de incubadoras y aceleradoras de proyectos de emprendimiento. La identificación, captación y creación de fondos de financiación para iniciativas emprendedoras, y el impulso del crédito a través de acuerdos con entidades financieras y explorando la posibilidad de crear una entidad de crédito pública de la ciudad.

Estas son sólo algunas de las propuestas que se presentan en el apartado de economía y empleo del programa electoral, al que se puede acceder a través de este enlace.

Debemos abandonar los sectores económicos insostenibles, tanto social como ambientalmente, y apostar por aquellos que ofrezcan nuevas oportunidades sostenibles en el tiempo. El cambio en nuestra ciudad debe pasar por la democratización de la economía para ponerla al servicio de los ciudadanos y ciudadanas y no del beneficio de una minoría.

Este 1 de mayo reivindicamos otro modelo productivo basado en la sostenibilidad, que apueste por el emprendimiento, y que asegure el bienestar social de nuestros vecinos y vecinas.

Fuentes:
1 https://www.sepe.es/contenidos/que_es_el_sepe/estadisticas/datos_estadisticos/municipios_capitales/index.html
2 http://www.segsocial.es/Internet_1/Estadistica/Est/AfiliacionAltaTrabajadores/AfiliacionesAltaLaboral/Afiliaci_n__ltimo_d_a_del_mes/AfiliacionMunicipios/index.htm
3 http://www.ine.es/jaxi/menu.do?type=pcaxis&path=/t20/e245/&file=inebase
4 Instituto Nacional de Estadística. Contabilidad Nacional Trimestral de España. Base 2008. Segundo trimestre de 2014