PROGRAMA

BORRADOR DEL PROGRAMA ELECTORAL

Nuestras propuestas parten de un diagnóstico de nuestra ciudad que desde la ciudadanía hacemos día a día, viviendo en nuestros barrios, caminando por nuestras calles, desde múltiples perspectivas que acaban convergiendo en un sentimiento compartido: necesitamos recuperar nuestra ciudad.

Ese sentimiento común recorre a nuestra sociedad actual. Nos encontramos en una situación de emergencia social para muchas familias, y ante ello vemos cómo las instituciones dan sistemáticamente la espalda a la ciudadanía y no son capaces de atender a sus demandas: bienestar social, empleo, vivienda, salud, igualdad, educación, transparencia o democracia.

Asimismo, vemos una falta de políticas locales que busquen mejorar la calidad de vida: ocio, deporte, cultura, participación, barrios cuidados, cohesión social, movilidad o limpieza.

Las propuestas, por tanto, tienen que ir encaminadas a dar solución a esa emergencia social y a la falta de iniciativa institucional para mejorar la vida de los alcalaínos y las alcalaínas.

Para ello, nos planteamos construir las propuestas en torno a tres grandes ejes: un rescate ciudadano, la democracia y la transparencia, y un proyecto de ciudad para vivir.

A continuación describimos la situación actual de la ciudad y definimos la ciudad que queremos desde la perspectiva de cada eje. De esta manera, hemos querido identificar los puntos básicos y compartirlos para así continuar caminando hacia la construcción colaborativa de una propuesta de ciudad que no deje abandonados a sus vecinos y vecinas, una ciudad más habitable y más humana. La ciudad que soñamos.

“Recuperar el empleo, la dignidad y los derechos de las personas”

EMPLEO

Alcalá tiene casi 20.000 personas desempleadas [1], una tras otra numerosas empresas se han ido de nuestra ciudad sin que las instituciones lo evitaran: Tompla, Roca, Fiesta, Poliseda, Electrolux, etc., numerosos comercios han cerrado sus puertas, más de 60.000 habitantes trabajan fuera de la ciudad porque no encuentran oportunidades.

Tenemos un campus tecnológico a medio gas, más de 11 polígonos industriales sin un plan de gestión eficiente, un comercio local al que han dejado abandonado.

Las políticas del Partido Popular nos abocan a construir una especialización laboral en el Corredor del Henares, basado exclusivamente en la industria logística. Este modelo se basa en empleos de baja cualificación, con grandes ocupaciones del espacio y pocos empleos generados en comparación. Un modelo que abandona la idea de la innovación y el desarrollo en campos como la ciencia, las energías renovables, la fabricación de productos de alto valor añadido, los empleos verdes, la eficiencia energética, la rehabilitación de edificios, el procesado de materias primas o de residuos para su valorización, etc.

Al mismo tiempo, nos encontramos con que los sueldos han bajado estrepitosamente. Lo que antes era un síntoma de precariedad, cobrar 1000 euros, ahora se ha convertido en una quimera para muchos jóvenes e incluso para muchos trabajadores que han visto recortado su sueldo. Muchos jóvenes se tienen que ir fuera exiliados a buscar trabajo.

No hay ayudas para autónomos, crear empresas es muy complicado, se dedica dinero público a crear organismos que no son eficientes, como Alcalá Desarrollo. No se planifican los medios ni los resultados finales de los escasos planes de empleo puestos en marcha.

Creemos que no se trata sólo de que exista una crisis económica mundial, sino de que la crisis también la ha traído las políticas del gobierno nacional, regional y local. Ellos apuestan por un modelo de bajos salarios, empleos precarios y temporales. No es cuestión sólo de que la economía mundial vaya mejor, sino de que las políticas de austeridad del Partido Popular nos están arrastrando todavía más a una crisis de la que quieren salir con trabajos precarios para ser la China de Europa.

Las propuestas que lancemos desde Somos Alcalá tienen que situarse bajo el prisma de la sostenibilidad social y ambiental:

  • Corregir todos estos años de austeridad que han ahogado el consumo y con ello a las empresas
  • Corregir las reformas laborales que han minado los derechos de los trabajadores y trabajadoras
  • Cambiar el modelo productivo por uno basado en:
    • La reindustrialización
    • La localización y la inversión en I+D+I
    • El impulso de la economía social
    • El aprovechamiento de los recursos de nuestra ciudad: la cultura, el turismo, la localización estratégica
    • Los empleos verdes
  • Poner especial atención a los colectivos más afectados por el desempleo: los jóvenes, las mujeres y los mayores de 45 años

Nuestro plan tiene que venir acompañado de un cambio en el gobierno regional y nacional que ponga en marcha una reforma fiscal que garantice la redistribución de la riqueza y la protección social.

 

DERECHOS SOCIALES

La vivienda, la sanidad y la educación son derechos fundamentales que deberían estar garantizados por las instituciones.

A diario se producen miles de desahucios en España [2], mientras que en la Comunidad de Madrid nos encontramos con ventas de pisos protegidos a fondos buitres y una política de vivienda que favorece la especulación y la nula protección social [3]. En nuestra ciudad las cosas son parecidas [4], el ayuntamiento no hace nada por evitar desahucios y tampoco por dar alternativas habitacionales, ni por ofrecer alquileres sociales suficientes a jóvenes y familias con bajos recursos o en paro.

Por otro lado, vemos cómo la Consejería de Salud ha recortado y privatizado la sanidad regional. En Alcalá perdimos a 90 trabajadores y trabajadoras del Hospital en 2012 y muchas camas están cerradas a día de hoy [5].

En nuestros colegios es difícil llevar a nuestros hijos e hijas al comedor, ya que o bien no existe o bien no hay ayudas suficientes para poder pagarlo. No tenemos suficientes ayudas a las escuelas infantiles y no hay planes de educación ambiciosos asociados a valores cívicos, a los derechos humanos, a la concienciación ambiental, a la educación afectivo-sexual. Tenemos un alto porcentaje de niños y niñas que sufren pobreza infantil según Cáritas.

No se aplica el Plan de Igualdad elaborado por la Concejalía de Igualdad, y tampoco tenemos un plan ambicioso para erradicar la violencia de género y la desigualdad en general.

Tenemos un alto porcentaje de inmigración en nuestra ciudad, alrededor de un 21% de los empadronados proceden de otros países [6]. El ayuntamiento se desentiende de este contexto y no planifica ninguna medida de calado que promueva el conocimiento y el acercamiento de culturas, favoreciendo así la aparición de guetos y desconocimiento, llevando en último lugar a un preocupante racismo y xenofobia.

Asimismo, la ley de Dependencia se encuentra vacía de fondos, por lo que su aplicación es casi nula. No hay planes de dependencia y ni siquiera tenemos una radiografía exacta de las necesidades. No sabemos quiénes ni cuántos necesitan de apoyo institucional que promueva la justicia social.

Todas las medidas que tomemos irán encaminadas a recuperar la justicia social, base para el desarrollo del bienestar social:

  • Garantizar la vivienda:
    • Mediación institucional: ofrecer recursos institucionales para afectados por desahucios, no puede haber gente sin casa y casas sin gente.
    • Favorecer el alquiler social y el acceso a la vivienda.
  • Garantizar el acceso a la sanidad:
    • Cobertura universal
    • Planes de salud personalizada
    • Fomento de la educación para la salud y especial atención a colectivos en riesgo
  • Garantizar la educación pública y de calidad:
    • Combatir el absentismo
    • Planes educativos especializados por sectores de población y situaciones familiares
  • Garantizar los servicios públicos:
    • Dotar de fondos a los servicios públicos y realizar un seguimiento y evaluación de su funcionamiento
  • Luchar contra la pobreza infantil y la exclusión social:
    • Habilitar comedores sociales y favorecer el acceso a tres comidas diarias
    • Planes especiales para colectivos vulnerables
  • Fomentar la convivencia entre distintas culturas:
    • Favorecer el conocimiento y la convivencia de las distintas nacionalidades y culturas presentes en la ciudad, potenciando su riqueza
  • Erradicar la violencia de género y la desigualdad:
    • Aplicación de los planes de igualdad ya creados y apostar por la educación de la sociedad, la eliminación de la brecha salarial y de la violencia de género en todas sus formas apostando porque las mujeres puedan desarrollarse como personas en igualdad de condiciones
  • Apoyar con fondos y crear un plan ambicioso de dependencia:
    • Exigir a la Comunidad de Madrid que dote de fondos a la ley de Dependencia y favorecer planes municipales para su aplicación

Fuentes:
[1] http://www.madrid.org/cs/Satellite?blobcol=urldata&blobheader=application%2Fpdf&blobheadername1

[2] http://afectadosporlahipoteca.com/2014/10/10/los-datos-del-cgpj-confirman-que-siguen-aumentando-los-desahucios-en-espana/[3] http://www.elmundo.es/madrid/2014/09/04/5407874e268e3e1f048b456b.html[4] http://www.eldiario.es/sociedad/Madrid-ciudad-desahuciada_0_364664015.html[5] http://ccaa.elpais.com/ccaa/2012/06/01/madrid/1338550323_460090.html[6] http://www.diariodealcala.es/actualidad/sociedad/item/11009-as%C3%AD-somos-en-alcal%C3%A

“Recuperar el Ayuntamiento para ponerlo al servicio de los vecinos y vecinas”

En los últimos años, el ayuntamiento ha generado una deuda de más de 300 millones de euros [1]. El último informe del Tribunal de Cuentas [2] revela que existen 19 cuentas del ayuntamiento sin control, que no está informatizado el sistema de hacienda y tributación, lo que genera una dificultad para controlar las cuentas y favorece la desviación de fondos y la mala gestión.

Al mismo tiempo, llevamos ya dos años con presupuestos prorrogados [3] porque el gobierno del Partido Popular no es capaz de hacer unos nuevos presupuestos acordes a los ingresos y gastos, con lo que debe acudir a créditos bancarios para pagar todos los gastos, contribuyendo así a engordar la deuda, en una espiral sin fin.

El 80% de los presupuestos se dedican a gasto corriente, lo que significa que son gastos fijos, sin posibilidad de dedicarlos a otras cosas dependiendo de las necesidades. Dedicamos más de 11 millones de euros exclusivamente a pagar intereses de la deuda. Sólo se destina el 0,52% a inversiones, y se dedica más de la mitad del presupuesto a pagar sueldos que no están controlados ni auditados por la ciudadanía, mientras los políticos cobran sueldos escandalosos.

El ayuntamiento también se ha visto envuelto en casos de contrataciones públicas irregulares que han sido objeto de comisiones de investigación en la práctica inútiles, como el caso Cofely – Waiter Music de la trama Púnica [4].

Por otra parte, no existen mecanismos reales de participación ciudadana. No se aplican los tan esperados presupuestos participativos [5], las Juntas de Distrito no sirven como espacios de participación, y se pagan sueldos extra escandalosos. Los ciudadanos y ciudadanas no pueden decidir sobre las cuestiones que afectan a sus vidas, se gobierna de espaldas a la ciudadanía.

Ante ello proponemos abrir puertas y ventanas de las instituciones para fomentar la transparencia y la apertura como base de una participación ciudadana en la toma de decisiones. Establecemos como medidas básicas para desarrollar nuestro programa electoral los siguientes puntos:

  • Eficiencia institucional y de Recursos Humanos:
    • Exigir que lleguen más fondos al ayuntamiento por parte del estado y de la Comunidad de Madrid.
    • Modernización de la hacienda para que el control de las cuentas sea más eficiente.
    • Transparencia en los contratos y sueldos públicos
  • Auditoría Municipal:
    • Revisión de la deuda, de la gestión de las cuentas, de los contratos municipales y de los servicios esenciales privatizados
  • Gestión honesta y eficaz
    • Reducción inmediata de los sueldos de los Concejales y de todos los cargos públicos a tres salarios mínimos (1935 € mes)
    • Medidas de control ciudadano, rendición de cuentas y posibilidad de revocación de los cargos públicos
  • Democracia Local y Participación Ciudadana:
    • Presupuestos Participativos.
    • Recuperar la función de las Juntas de Distrito como centros de participación ciudadana
    • Modernización y ampliación de los canales de contacto de la gente con el ayuntamiento .

Fuentes:

[1] http://ccaa.elpais.com/ccaa/2012/10/18/madrid/1350589956_676537.html
[2] http://www.madrid.org/camaradecuentas/images/archivos/informes/2013/Informe_Ayto_Alcala_Henares.Ejercicio_2010.pdf
[3] http://www.diariodealcala.es/actualidad/politica/item/17771-el-alcalde-ya-ha-prorrogado-el-presupuesto-de-alcal%C3%A1-por-decreto
[4] http://www.elmundo.es/espana/2014/11/05/545939b522601dac7c8b4587.html
[5] http://eldigitalcomplutense.com/2014/11/15/presupuestos-participativos-algo-mas-que-un-formulario/

“Ganar la ciudad para sus vecinos y vecinas”

Alcalá es una ciudad Patrimonio de la Humanidad, llena de riquezas culturales y naturales.

Sin embargo, nos encontramos con una ciudad desestructurada a nivel social. Un 30% de la población trabaja fuera, lo que nos convierte en una ciudad dormitorio. Los barrios no están conectados entre sí, debido a una trama urbana planificada sin criterios sociales y atravesada por dos barreras, las líneas del tren y la autovía, lo que desincentiva la cohesión y la relación entre los vecinos y vecinas.

Asimismo, contamos con grandes desigualdades entre barrios, donde existen carencias en cuanto a equipamientos y a programas sociales. No existe una apuesta clara por la dinamización social, los planes de ocio y participación vecinal no tienen éxito o están mal planificados o no se les dedican recursos suficientes.

Por otro lado, no se está sabiendo aprovechar el potencial cultural que nuestra ciudad ofrece desperdiciando así la rica historia pasada y más reciente de nuestra ciudad.

En la escasa apuesta por el deporte de base que nuestro gobierno local tiene, aparecen deficiencias e inversiones poco eficientes y mal distribuidas. Se construyen instalaciones que no se abren al público, la ayuda para los clubs de base no es suficiente y se apuesta por los grandes eventos en vez de por fomentar la práctica del deporte.

Por último, contamos con una Universidad puntera, tanto por su historia como por su actividad actual. No en vano, somos Patrimonio de la Humanidad gracias a ella, lo que refleja hasta qué punto la ciudad se identifica con la universidad y viceversa. Sin embargo, parece que no existe relación fluida y estrecha entre la ciudad y la universidad. Parece como si la única relación fueran los edificios históricos que albergan la universidad, donde toda la actividad educativa e investigadora pasa desapercibida para el resto de la ciudad. No se aprovechan las infinitas sinergias que puede proporcionar la universidad.

Tenemos una ciudad muerta desde el punto de vista cultural, de ocio, de alternativas, de oportunidades, de espacios públicos, de relación entre sus barrios, entre sus vecinos y vecinas.

Queremos cambiar eso para construir la ciudad que nos gustaría vivir, la ciudad de nuestros sueños, porque sabemos que es cuestión de voluntad, que hay alternativas. Por todo ello proponemos:

  • Bienestar social: queremos una ciudad limpia, una ciudad donde poder pasear, con un transporte público decente y eficiente, una ciudad segura que tenga la convivencia como bandera.
  • Impulso y dinamización de los barrios: queremos impulsar la vida en los barrios, para que no haya barrios de segunda, para que sean más habitables, para promover la participación de los vecinos y vecinas, unos barrios para los jóvenes, unos barrios donde los niños y niñas cuenten, donde se recupere el comercio y donde los servicios públicos estén garantizados.
  • Planes sociales: queremos que la prioridad del ayuntamiento sean las políticas sociales: la igualdad de género, la diversidad funcional, la diversidad sexual, la multiculturalidad, la conciliación y la corresponsabilidad en los cuidados, la ayuda a la dependencia, ayudas al alquiler para jóvenes, becas para estudiar, etc.
  • Políticas de fomento de la calidad de vida: el fomento de una vida saludable, del envejecimiento activo, una oferta de ocio y tiempo libre de calidad, etc.
  • Impulso de la educación como base del cambio: mayor participación del profesorado y alumnado, incremento de la oferta de cursos públicos, implicación de la comunidad educativa en los proyectos que afecten a la ciudad, formación continua para todas las edades, educación no formal para el desarrollo social y personal, atención al alumnado con necesidad de refuerzos educativos, educación afectivosexual, etc.
  • Una ciudad cultural: recuperar e impulsar el tejido cultural aprovechando la riqueza histórica y monumental de Alcalá, y apostando por la innovación y la creatividad. Apostar por la creación de cultura de base.
  • Recuperación y valorización del patrimonio cultural y ambiental: queremos que nuestro patrimonio sea conservado y puesto al servicio de la gente. Nuestros monumentos, nuestro río,  nuestro cerros, nuestros espacios naturales son valores que debemos cuidar y poner en valor.
  • Impulso del turismo cultural y ambiental: aprovechar nuestros recursos para atraer un turismo responsable de alto valor añadido
  • Medio ambiente: poner en marcha políticas que ayuden a respetar nuestro entorno en apartados como la gestión de residuos, la energía, la emisión de gases de efecto invernadero, la ordenación del territorio o la conservación de los ecosistemas