AyuntamientoEl EnsancheMovilidad

Un proyecto de supermanzana en “La Ciudadela” para pacificar el tráfico y mejorar la movilidad.

Lo que define la existencia de las ciudades es el espacio público. Hacen falta lugares donde florezca la vida, donde vecinas y vecinos se encuentren y se reconozcan como tal, donde compartan, jueguen, generen relaciones sociales y de comercio de proximidad, se manifiesten o festejen. El problema es que hemos llenado nuestras calles de coches, que roban nuestro espacio público, lo hacen privado al mismo tiempo que contaminan y perjudican a nuestra salud. Por eso, para volver a recuperar el espacio público, aquel que nos define como ciudadanos y ciudadanas, hacen falta apuestas por generar un modelo nuevo de movilidad, en el que los desplazamientos de cercanía, a pie o en métodos no contaminantes superen al transporte privado.

Hacia este objetivo han ido orientadas todas las reformas que hemos introducido en los últimos tres años: un plan integral de movilidad que se ha puesto en marcha desde la concejalía que dirige Alberto Egido y que ahora está dando sus primeros frutos y que necesita una legislatura más para consolidarse.

Dentro de este Plan de movilidad se enmarca el proyecto de “supermanzana” que vamos a poner en marcha en La Ciudadela. Se trata de un barrio con serios problemas de circulación y aparcamiento por culpa de la saturación del espacio público con coches, donde la prioridad debía estar en descongestionar la zona de vehículos privados para que las vecinas y vecinos puedan realmente disfrutar de sus calles sin necesidad de prestar más atención a sortear los coches.

Para ello se ha realizado un sencillo repintado del asfalto con el cual se hacen unidireccionales algunas de las calles más pequeñas y se mantienen con doble sentido únicamente las avenidas principales. Gracias a esta modificación se crea un perímetro por el que se puede circular de una forma más fluida, reduciendo el tráfico en las calles interiores.

La zona estará delimitada por la Avenida Miguel de Unamuno, la calle Alejo Carpentier y la Avenida Doctor Marañón. Además se introducen algunos cambios que van a mejorar mucho la movilidad en la zona. No sólo se van a cambiar las direcciones de las calles, sino que además se van a repintar las plazas de aparcamiento para hacerlo más fácil, eficiente y seguro.

A partir de ahora, los coches aparcarán en batería y obligatoriamente marcha atrás, lo que hará el aparcamiento y la maniobra de salida más segura, porque se incrementa notablemente el rango de visión del conductor; también se aumenta la seguridad al sacar del maletero la compra, el carro de los niños y niñas, etc. Además, en la calle Alejo Carpentier se va a crear una nueva zona de parada temporal para que, a lo largo de toda la calle, se puedan hacer paradas breves, para ir a comprar el pan o para dejar a las y los peques del colegio sin necesidad de aparcar. Gracias a esta medida se facilita la parada de forma regulada y la rotación , evitando la doble fila y los atascos que ocasiona. La reordenación de las plazas de aparcamiento nos ha permitido crear aproximadamente 200 plazas más para ayudar a descongestionar el tráfico de la zona y a resolver el problema de aparcamiento que tenían las vecinas y vecinos pese a ser una zona de edificios modernos con aparcamiento.

Todas estas mejoras harán más cómoda y segura la movilidad peatonal en el barrio y, por supuesto y también vital, la circulación del transporte público, que hasta ahora tenía que sortear los constantes obstáculos que suponían los coches aparcados en doble fila.