NoticiasOpinión y debate

Somos Alcalá presenta una queja ante el defensor del telespectador de TVE por la retransmisión de la misa del Obispo Reig Pla     

  • La regulación de radiotelevisión española dicta que no puede ser una herramienta de adoctrinamiento
  • El obispo de Alcalá de Henares utiliza la retransmisión de sus ritos religiosos para criticar derechos y libertades fundamentales. 

El pasado domingo, 18 de marzo, Televisión Española emitió su programa “El Día del Señor” desde la catedral de Alcalá de Henares. La misa, fue oficiada por el obispo Juan Antonio Reig Pla, conocido por sus declaraciones homófobas, contra la libertad de las mujeres y a favor de la restricción de derechos y hábitos de vida que forman parte de las libertades de cada individuo.

Reig Pla definió La Movida madrileña como un momento “en el que los mercaderes no sólo ofrecían espacios de ocio diferentes, sino que promovían también el alcohol, la droga y la propuesta de un mal llamado ‘amor’ reducido simplemente al sexo despersonalizado y, a veces, promiscuo”. Cargó contra derechos que están reconocidos en las leyes rompiendo los límites que forman parte del Manual de Estilo de RTVE que rechaza la posibilidad del adoctrinamiento. El obispo de Alcalá añadió: “no contentos con la neutralidad se han promovido también, mediante la manipulación del lenguaje, los llamados nuevos derechos que atentan contra la naturaleza de la persona y no garantizan el carácter sagrado de la vida, la dignidad del matrimonio, el bien social de la familia y los criterios de una educación que encamine la libertad por las sendas de la virtud y los bienes custodiados por la Doctrina Social de la Iglesia”.

Lo que cuesta entender es que, conociendo los antecedentes en las declaraciones públicas de Reig Pla, quienes programen o decidan la selección de contenidos del programa “El día del señor” hayan reincidido en darle la oportunidad de difundir a través de un medio público sus ideas discriminatorias. Los antecedentes son numerosos.
Por poner un ejemplo, en una carta pastoral, en mayo de 2014, en la que relacionaba la homosexualidad con la pederastia y hacía afirmaciones como: “Muchos casos, especialmente si la práctica de actos homosexuales no se ha enraizado, pueden ser resueltos positivamente con una terapia apropiada”.

“Personas que no acaban de orientar bien lo que es la sexualidad humana, piensan, ya desde niños, que tienen atracción hacia parejas del mismo sexo”.
“[Los gais] se corrompen y se prostituyen. O van a clubes de hombres. Os aseguro que se encuentran en el infierno”.

Asimismo ha hecho durísimas afirmaciones y comparaciones con respecto a la legislación del aborto que comparó con los campos de muerte de Auschwitz al afirmar que: “Debería llamarse el tren de la muerte, del holocausto más infame: la muerte directa y deliberada de niños inocentes no-nacidos”. En abril de 2012, Televisión Española retransmitió otra de sus misas en la Reig Pla llevó a cabo unas declaraciones especialmente homófobas: “Quisiera decir una palabra a aquellas personas que hoy, llevados por tantas ideologías, acaban por no orientar bien lo que es la sexualidad humana, piensan ya desde niños que tienen atracción hacia las parejas del mismo sexo”. Y añadió: “A veces, para comprobarlo se corrompen y se prostituyen. O van a clubes de hombres. Os aseguro que se encuentran en el infierno”.

En el año 2004, siendo obispo de Castellón, Reig Pla aseguró que los homosexuales “no pueden reclamar el matrimonio, ya que no se vinculan desde la conyugalidad ni la procreación, es decir, no promueven el bien común en la sociedad”. Y añadió que equiparar las uniones de hecho al matrimonio “es caminar hacia lo patológico”, según estudios “realizados desde las instancias más altas de investigación psiquiátrica”.
Por todas estas y otras razones cuesta entender cómo los responsables de Televisión Española aceptan y promueven la retransmisión de ritos católicos que se convierten en ataques contra la libertad y la identidad, contra Derechos Humanos fundamentales y se le pone un megáfono financiado con dinero público para permitirle llevar a cabo un mitin de intolerancia retransmitido a todos los rincones del Estado.

Por todo ello presentamos esta queja y lamentamos que una televisión pública de un país democrático que tiene que ser un vehículo para difundir una cultura de los Derechos Humanos y la tolerancia sea utilizada para criminalizar a quienes ejercen sus opciones y desarrollan libremente su identidad.

Artículo 15. Compromiso con la igualdad entre mujeres y hombres. La Corporación RTVE velará interna y externamente por la transmisión de una imagen igualitaria, plural y no estereotipada de mujeres y hombres en la sociedad, y promoverá el conocimiento y la difusión del principio de igualdad entre mujeres y hombres.

Asimismo, el MANDATO-MARCO a la Corporación RTVE previsto en el artículo 4 de la Ley 17/2006 asegura en su artículo Artículo 8. Que entre sus principios está la Defensa y difusión de los valores constitucionales y en Especial los reflejados en el Título Preliminar y el Título Primero, dentro de las cuales se encuentra el artículo 14 de la Constitución Española que dice: “Los españoles son iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social”.

La discriminación ejercida por el obispo Reig Pla con respecto a comportamientos que forman parte de las libertades y los derechos individuales incumple de manera flagrante los principios que el Congreso de la Diputados ha dictado como rectores de los contenidos del Ente Público RTVE.