Somos Alcalá: más de 40.000 euros para fines sociales

Somos Alcalá: más de 40.000 euros para fines sociales

La renuncia salarial de los concejales de Somos Alcalá representa un ahorro de más de 40.000 euros que irán destinados a fines sociales

La aplicación de nuevas políticas en el Ayuntamiento de Alcalá de Henares empieza a traducirse también en ahorro contante y sonante gracias a la renuncia salarial asumida por el grupo de concejales de Somos Alcalá. Desde que tomaron posesión de sus cargos, cada uno de los miembros del grupo municipal adquirió el firme compromiso con la ciudadanía de no percibir unas retribuciones superiores a 36.600 euros brutos al año.

En sólo unos meses esta obligación autoimpuesta -complementada con la renuncia a todo tipo de privilegios que tradicionalmente han sido percibidos por la clase política- ha generado un ahorro de más de 40.000 euros (36.523,74 € netos, a los que hay que sumar el ahorro estimado imputable a las aportaciones a la Seguridad Social) que revertirán directamente en las vecinas y los vecinos de nuestra ciudad. Se trata de un ejercicio de responsabilidad asumido en unas circunstancias especialmente delicadas para la ciudadanía y para el consistorio complutense que ya empieza a dar sus frutos.

La opción elegida para que estos recursos puedan ser aprovechados de la mejor manera posible, garantizando su máximo rendimiento, será la convocatoria de subvenciones que se regirán por criterios objetivos de marcado carácter social. Para ello está previsto el diseño de proyectos transversales en los que participarán las concejalías de Transparencia e Innovación Social, Participación Ciudadana y Acción Social, que serán puestos a disposición de diversos colectivos y asociaciones que componen el entramado de la participación vecinal en Alcalá de Henares.

Este primer balance de ahorro demuestra de manera clara y contundente, en consonancia con los principios defendidos por Somos Alcalá, que es posible servir a la ciudadanía percibiendo un salario ajustado a la realidad social, manteniendo la dignificación de la labor gestora del interés público.