Somos Alcalá muestra su solidaridad y apoyo a las trabajadoras de Tommy Mel’s de Alcalá de Henares

Somos Alcalá muestra su solidaridad y apoyo a las trabajadoras de Tommy Mel’s de Alcalá de Henares

El pasado viernes 7 de julio, irrumpió en las redes sociales un vídeo de unas jóvenes trabajadoras de Tommy Mel’s de Alcalá de Henares, ubicado en Calle Cerrajeros. En él, las trabajadoras denunciaban el retraso de un mes en el pago de las nóminas: “Estamos currando un viernes por la noche y no hemos cobrado ninguna de la plantilla la nómina, y estamos trabajando gratuitamente todo el fin de semana”. En muy poco tiempo se hizo viral porque probablemente en él se vieron reflejadas una gran cantidad de personas obligadas a soportar unas condiciones laborales similares, indignantes, agravadas  especialmente en el caso de mujeres. El miércoles 12 de este mes se conoce la propuesta de la empresa de presentar un ERE extintivo que dejaría en el paro a las trabajadoras del local.

Somos Alcalá quiere mostrar su solidaridad a las jóvenes trabajadoras de Tommy Mel’s de Alcalá de Henares, apoyando sus reivindicaciones e insta a la matriz de la empresa a trabajar junto a la administración concursal, el franquiciado y las trabajadoras afectadas con el objetivo de preservar los puestos de trabajo y la actividad del local. Frente al individualismo, en ocasiones brilla la solidaridad y el apoyo mutuo. Es el caso de las trabajadoras de Tommy Mel’s, de los riders de Deliveroo, los estibadores o las partisanas de Coca-Cola. Ejemplos como estos nos demuestran que Sí Se puede construir un mundo mejor y que las relaciones sociales y económicas pueden regirse por principios de equidad y cooperación.

Gracias a la reforma laboral del Partido Popular las condiciones laborales han empeorado, se ha impuesto un marco laboral precario para gran parte de los trabajadores. El alto desempleo, la desregulación, la bajada de los salarios o el aumento del coste de la vida ha obligado a muchas personas a aceptar unas condiciones laborales muy cuestionables, unas veces como asalariados, otras muchas forzados a hacerse trabajadores autónomos, o incluso a aceptar condiciones ilegales explotadoras y denigrantes.

En el contexto del mercado global, dada la competitividad feroz y las nuevas legislaciones que protegen a grandes corporaciones. Las pequeñas empresas se ven cada vez más expuestas a una situación de riesgo, hasta el punto de que muchas de ellas se ven obligadas a echar finalmente el cierre, incapaces de continuar con su actividad económica. Pequeñas empresas, trabajadores y trabajadoras, son víctimas de la ruleta del neoliberalismo salvaje. Para las pequeñas empresas porque cada vez es más complicado proseguir con sus negocios, y para las personas trabajadoras por cuenta ajena porque en muchas ocasiones se ven obligadas a sufrir y aceptar unas condiciones laborales muy precarias.

Hay colectivos especialmente afectados por este  marco sociolaboral. Las mujeres, la juventud, o las personas migrantes, entre otras. Se encuentran en una situación de desigualdad injusta, muchas veces viéndose obligadas a tener que aceptar unas pésimas condiciones laborales, aumentando la brecha entre los colectivos desfavorecidos respecto a los grupos que tienen una situación privilegiada.

Ante situaciones como las que se describen, nuestra Agrupación considera oportuno poner sobre la mesa algunas reflexiones ¿Cuál es la clase de empleo por la que debemos apostar? ¿Qué modelo social y productivo queremos para nuestra ciudad y su comarca?

 

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *