Somos Alcalá pregunta al PSOE qué entiende por un Gobierno de cambio real

Somos Alcalá pregunta al PSOE  qué entiende por un Gobierno de cambio real

La visita que ayer efectuó el Secretario General del PSOE a nuestra ciudad nos lleva a reflexionar si el líder socialista ha entendido el mensaje de las urnas o si por el contrario prefiere doblegarse a las exigencias de los mercados y del IBEX 35.

El acto, que según se anunciaba buscaba explicar sus acuerdos con Ciudadanos de cara al proceso de investidura de Sánchez como posible Presidente del Gobierno, supone una clara contradicción entre el discurso de progreso que parece plantear el líder socialista y las conocidas recetas neoconservadoras del partido de Rivera.

Llama especialmente la atención la elección de nuestra ciudad como escenario para dar explicaciones por parte del partido de Sánchez. Precisamente en un marco en el que, hasta la fecha, existe un buen clima de entendimiento entre los socialistas de Alcalá y nuestra Agrupación Ciudadana, que se plasma en un proyecto de gobierno municipal de verdadero cambio y de progreso en el que también participa Izquierda Unida.

Un acuerdo de gobierno definido por una clara hoja de ruta consensuada entre las tres fuerzas políticas cuyo contenido podría entrar en contradicción y ser incompatible con las tesis defendidas en la alianza PSOE-Ciudadanos. Especialmente si se considera el claro matiz social del mismo, en el que las necesidades de la ciudadanía y de las clases más desfavorecidas ocupan el epicentro de la acción de gobierno.

Y es que en el texto rubricado entre estos dos grupos para el ámbito estatal existen grandes lagunas y espacios para la confusión. Buen ejemplo de ello es la omisión del compromiso de derogar la reforma laboral impuesta por el PP. Una importante ausencia que Sánchez pretende justificar con lo que él mismo ha calificado como una “derogación de facto”, algo que recuerda otras brillantes frases como “despido en diferido” o afirmaciones surrealistas que venían a decir que “todo es falso, salvo alguna cosa”.

A la luz de los acontecimientos todo parece indicar que el partido de Sánchez opta por alejarse de las fuerzas de izquierdas y de cambio para buscar -además del apoyo ya firmado por Ciudadanos- la abstención del PP como mecanismo para abrir las puertas de la Moncloa.

Tratar de situar la responsabilidad de esta decisión en el tejado de los partidos que representan la transformación auténtica mientras les acusa de extrañas maniobras en contra de ese nombramiento, representa una táctica equivocada y un claro menosprecio a la voluntad de la ciudadanía que mayoritariamente votó por un cambio real (y no cosmético) el pasado 20 de diciembre.

A pesar de la estrategia adoptada por el Partido Socialista nuestra Agrupación mantendrá inquebrantable su compromiso con las vecinas y vecinos de Alcalá de Henares y defenderá las opciones sociales y de progreso que es posible aplicar desde el ejecutivo complutense. Una opción basada en el firme convencimiento de que el cumplimiento de los acuerdos de gobierno alcanzados es condición indispensable, fundamental e inamovible para llevar a cabo la tarea que nos ha sido encomendada por la ciudadanía.