Somos Alcalá rechaza el ilegal intento 
de compra de voluntades de Bello

Somos Alcalá rechaza el ilegal intento 
de compra de voluntades de Bello

En pleno proceso electoral el exalcalde no electo Javier Bello otorgó a los trabajadores municipales una serie de beneficios laborales contrarios a la legislación y rechazables desde toda ética gestora y profesional.

El Grupo Municipal de Somos Alcalá en el Ayuntamiento complutense considera lamentable que haya habido que esperar hasta cuatro meses para que la Delegación del Gobierno en Madrid declarase la ilegalidad de este gesto. Una decisión cargada de interés electoral, que desde su planteamiento ya evidenciaba su improcedencia.

La anulación de estas injustificables propuestas, que únicamente respondían al acostumbrado caciquismo clientelar instaurado en la ciudad por los sucesivos gobiernos del PP a lo largo de los últimos doce años, fue aprobada por la Junta de Gobierno Local el pasado 31 de agosto.

Entre las medidas declaradas ilegales por la Delegación del Gobierno en Madrid se contemplaba el disfrute de 15 minutos de flexibilidad en el inicio de la jornada de trabajo, la disposición de un día adicional de permiso por traslado de domicilio (a sumar a los ya existentes) y la prolongación de permanencia en servicio activo del personal laboral. Concesiones puramente electoralistas, contrarias a lo establecido en el Estatuto de los Trabajadores, oportunistas y ajenas a las competencias de la Corporación Municipal.

Somos Alcalá denuncia que este tipo de acciones y otras con similares intenciones planteadas no sólo a los trabajadores municipales, ajenos a cualquier responsabilidad en este tipo propuestas, han constituido el denominador común de la política de gobierno seguida por el Partido Popular.

Una forma de entender la gestión de lo público basada en la compra de voluntades, el servilismo, la implantación y alimentación de redes clientelares y el abandono absoluto de las necesidades reales de vecinas y vecinos complutenses. Todo ello con un único objetivo: mantener bien engrasados todos los resortes para asegurar la permanencia del PP en el poder y seguir convirtiendo a la ciudad en su cortijo particular. Y todo ello a cargo del erario público y en contra de los intereses de Alcalá de Henares.

Frente a estas situaciones del pasado, el Grupo Municipal de Somos Alcalá mantendrá firme su voluntad de colaborar en la defensa de los derechos de todos los trabajadores y trabajadoras, así como en la eliminación de todo tipo de privilegios.